martes, 13 de octubre de 2015

Los orígenes de Fafhrd y el Ratonero Gris (Parte III)

Tercera y última entrada dedicada a la traducción del artículo aparecido en la revista Dragon número 30, correspondiente a octubre de 1979, en el que Franklin C. MacKnight, amigo común de Harry Fischer y Fritz Leiber, nos ofrece una visión única de la juventud de ambos y el nacimiento del mundo de Lankhmar. Podéis encontrar aquí la primera parte y la segunda parte de la entrada.

El trasfondo del escenario de Lankhmar está, pienso, enraizado en la épica del norte de Europa, los trabajos de Robert E. Howard y Lord Dunsany, más el efecto general de las distintas sagas de Edgar Rice Burroughs. Es interesante que el nombre original de Harry se deletreaba Lankmar y así aparecía en los primeros mapas de Martha. En uno de estos que enviaron a Fritz, la "n" en Lankmar estaba dibujada con una inclinación que lo hacía parecer una "h". Esta confusión pudo ser la causa de que Fritz escribiera el nombre con una "h" adicional y una "n" mal situada en su primera historia (Fritz mantiene que el cambio de ortografía no fue deliberado).


Sheelba y Ningauble, la otra pareja de Lankhmar


La mitología original también contenía otros personajes secundarios (Pulgh y Movarl están ahora inmortalizados en el juego editado), de los que los más importantes eran los misteriosos magos y semi-dioses Ningauble y Sheelba, que figuraban principalmente en la concepción de Harry más que en las primeras historias de Fritz. Ningauble se pronunciaba (al menos en origen) NING-ga-BULL (NdT. "Níngabul" en castellano), con el acento principal en la primera sílaba y el secundario en la última. Si la palabra "Ningauble" no refleja esto en condiciones, entiendo que es culpa de Harry: él, no Fritz, creo esa palabra. Parece como si se tuviera que pronunciar Nin-GAW-ble (NdT. "Ningábel" en castellano).

En los primeros días de la saga pregunté a Harry: "Si tú eres el Ratonero y Fritz es Fafhrd, ¿dónde encajo yo?".

"Tú eres Ningauble", me respondió, ¡aunque probablemente solo para satisfacerme! (Debería haber dicho: "¿Qué te hace pensar que tienes un lugar en esto?"). Siempre asumí que Sheelba representaba a Martha, pero no recuerdo que nadie lo afirmara. Fue un shock para Harry y para mí descubrir que Fritz presentaba a Sheelba con género masculino en el comienzo del relato Las espadas de Lankhmar. Fritz siempre había atribuido género masculino a Sheelba del Rostro Sin Ojos y también se sorprendió de averiguar lo contrario una vez de que el libro estuvo publicado. (NdT. En el artículo original, MacKnight se refiere a Sheelba como "she-he (or it)"; es decir, "él-la (o ello)". A pesar de la confirmación de Leiber, se sigue atribuyendo popularmente al personaje de Sheelba un género ambiguo).

Y así termina el artículo publicado en el número 30 de la revista Dragon. Hubo una segunda parte (Dragon número 31, noviembre de 1979) y hasta tercera parte (Dragon número 33, enero de 1980), con aportaciones a modo de corrección de tanto Leiber como Fischer, pero que no voy a traducir por resultar solamente de interés para aquellos que (suertudos ellos) posean una copia del juego de tablero original.

Espero que os haya resultado tan fascinante como a mí descubrir cómo los orígenes del Fafhrd y el Ratonero Gris se remontan a un juego de tablero (proto-juego de rol, si me permitís la audacia). Es conocido que R.L. Stevenson y H.G. Wells eran apasionados de los juegos, pero sorprende ver que, una técnica habitual hoy como lo es desarrollar un escenario literario a partir de un juego, sucedió en la mente de estos dos jóvenes cuarenta años antes de la creación del primer juego de rol.